viernes, 27 de diciembre de 2013

FINGISTE

De nuevo ya tan cómodo al parecer,
la antigüedad, das preferencia sin temor y me vienes a humillar,
de nuevo eres tan cruel, castigas mi sonrisa y ya puedo acertar que lo arraigado es inmortal.
Ya no hay ojos que valgan, no podrás complacer, la luz se apagó y callaste mi voz.
Esa mirada caída y en angulo mis hombros,
el viento frió del silencio, 
tu a mi hipocresía yo a cambio monalisa, esa fue la ultima vez que lo viste,
no hay en casa alegrías,
tu voz irritante, a mis oídos les arden.
Preferencia individual,
mientras los demás, compasión en su mirar,
te voy odiando más,
pero callo mi voz, nada que lamentar, no eres alguien más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada