domingo, 5 de agosto de 2018

TU AMIGA LA VATO


No la toman por sorpresa
tus propuestas sin decencia
pero aún así te arriesgas
y le invitas un café
y unos pastelitos también
un buen café de esos que
pueden convencer
mientras la lluvia se deja caer
o al menos eso quieres creer.

Y la quieres enredar
en tu circulo habitual
pero bien sabes que no
que ella no es igual
que podría ser una más 
quieres un poquito más
pero no, no es igual.

Y descubres esos ojos
detrás de ese cabello de alboroto
y te asomas para ver
porque intentas comprender
qué es lo que te hace caer
e intentas entender
y te inclinas para hacer
que sonría ella también.

A ella la quieres llevar
a tu mundo conocer
no quieres que sea alguien más
aburrido de eso estás,
quieres que ella sea quien
te acompañe a descubrir
y te enseñe a apreciar
aquello más de lo habitual
quieres que ella sea quien
mantenga en ti su atención
quieres que sea ella quien
con seguridad esté 
cuando decidas llamar.

La has decidido llamar
una amiga de verdad
pero sabes tú muy bien
que ella es algo mucho más 
ella es grande en realidad
y no hallas nombre ideal
que le quede a su medida
pero la quieres idealizar
y es incorrecto
que ella te nombre igual
y le pides su silencio
y que no intente ni decirlo
porque no, ella no es el resto
ella no es una más.

Tú la quieres dominar
quieres hacerle entender
que no es tu amiga de vecindad
que de ella, tú esperas mucho más
pero tampoco te quieres ir
y quieres sentirte un poquito especial
quieres que al menos sienta
o que piense en ti.

Y te das tu importancia
del hombre que dices ser
piensas que arroja suspiros
cada vez que ella te mira
o que te piensa del todo
o que sueña contigo
y le quieres convencer
que arriesgar es ganar
que no perdería nada
si se dejará besar.

Quieres por un momento
que se porte muy mal
que vuelva el vómito verbal
que te trate como vato
que te bese de inmediato
y te ofenda al compás del sarcasmo,
y que no desaparezcan
las risas entre comidas
porque sólo así sientes
que renaces y vuelves a creer.

Y quieres transformarle
la quieres idealizar
quieres no despertar de tu sueño borroso
sin saber qué esperar
y quieres que se ría
que no deje de estar
que sólo por un día
se porte tan igual
que el resto de tus amigas
las que te quieren devorar
Pero eso a ellas les nace
ella no es igual.

Y quieres que por un día
deje su personalidad
quieres visualizarla
como la chica ideal
ella, tu mejor amiga
la que nunca tendrás
porque sabes lo cruel 
y el animal que puedes despertar
pero es tu amiga
de tu boca a salido
y no quieres jugar
no la lastimaras
todavía más.

Admites muy dentro
que deseas que esté
que te vea inmenso
como todas las demás
y quieres robarle suspiros matutinos
como todas las niñas a las que traes mal
no lo has conseguido
y te vuelves a preguntar
qué es lo que has hecho mal
por qué es que ella no puede
ser un poquito normal
esas que ríen a lo menso
les hablas bonito y ya está
que mueren por besarte
por que te miren 
y desmayen casi al compás
de una sonrisa coqueta.

Y quieres poseerla
quieres convencerla
que no está mal ser anormal
que uno debe darse
un lujo para satisfacer
no lo que anhela uno mismo
sino lo que el otro quiere tener.

Y le pides se maquille
se vea más femenina

por que ya la conoces en su versión de vato
escuchando música
de esa que no escuchan las señoritas bonitas.

Sabes que las damitas
parecen florecitas
pero ella al contrario
ha echado raíces 
más abajo del asfalto
y no es volátil como el viento
no sabe ser damita
no es nada bonita
de esas bonitas completas
ella es agradable
por su tremenda elocuencia 
y es sencillamente eso
lo que te agrada de ella
muñequita que no quieres tocar
no quieres lastimar aun más.

La llamas tu amiga
pero tu ser la desea
desea que en un mundo paralelo
ella te pueda admirar
como la admiras tú,
pero sabes que es frágil
y tu eres un carbón
de esos que no saben estar en paz
y no quieres que la toquen
tú la quieres poseer
pero no sabes cómo
porque no lo quieres arruinar.

Y tu quieres protegerla
de la manera más natural
pero sabes que no es sano
que ya te andas clavando
pero te ves y lo niegas
aunque por muy dentro deseas
que te encuentre de frente
toda ella sensual
cabello largo y rojos sus labios
y un vestido para no desentonar
que te tome la mano
y se acerque a ti
toda provocativa
y un poco pervertida
entonces tu corazón late
un poquito más alto.

Ella te ha besado
y por unos minutos
ella pensará
aquí está lo que pides
soy esto y mucho más
y entonces has tocado el cielo
y de paso le agradeces
porque con ella 
los has logrado tocar
has vuelto a volar
pero nada es duradero
abres los ojos y ahí esta
es tu amiga la vato
la chiquilla inusual

ella que usa botas
y no lleva zapatillas
ni lápiz labial
padece miopía
y no hay melena que acariciar
pero es tu amiga la vato
quien sin pedirla
ha caído
para hacerte recordar 
que las lindas damitas
no están en el mismo lugar
unas no son bonitas
a otras les gusta platicar
y las de su categoría
son poetas innatas
niñas sin gracias.

Reconoces su ausencia
y su presencia es vital
pero es tu amiga la vato
y ahora te arrepientes de 
llamarla así
porque en el fondo 
no quieres
no quieres que ella te quiera
como algo así y nada más
quieres saber sus encantos
saber qué es lo que esconde
qué es lo que te tiene poseído
qué es lo que aun no descifras.

Por un día deseas
que sea ella quién diga
que le encanta tu sonrisa
y tu vulgar vocabulario
que le encantan tus ojos 
que tus labios desea
que desea un abrazo
que le digas amorcito
corazón y bebé
pero nada de eso sucede
porque admites que sí,
que el único que habla así
eres tu cuando la piensas.

Pero es tu amiga siendo bien vato
a quien no quieres romper
pero que sí que deseas
que te regale un beso
y una caricia también
y quizá entonces descubras
qué es lo que posee.

Y entonces ella se acerca
y susurra en tu oido
que sólo posee
un corazón protegido
en un disfraz 
que de vato la viste.